Vinos alaveses: La riqueza de un territorio de enorme potencial enológico

La Diputación de Álava promociona los vinos y el txakoli de su territorio entre la hostelería vizcaína en una cata divulgativa para dar a conocer las singularidades de los viñedos de una zona vitivinícola de alta calidad

Un trabajador descarga las uvas recogidas en la vendimia de este año./ Rafael Gutiérrez
Un trabajador descarga las uvas recogidas en la vendimia de este año. / Rafael Gutiérrez
Gaizka Olea

GAIZKA OLEA Viernes, 23 octubre 2020, 09:04

En tiempos complicados surge la gente o instituciones que creen que las crisis son el momento idóneo para aprender, compartir lo que sabe para ayudar a los demás a explorar nuevos mundos, otras visiones. Como sucederá con la cata organizada por EL CORREO con el patrocinio de la Diputación Foral de Álava el lunes 26 de octubre (18.00 horas) en el Azkuna Zentroa de Bilbao con el objetivo de difundir las virtudes de los vinos de Rioja Alavesa y los txakolis del territorio entre los hosteleros vizcaínos.

Cata de vinos de Rioja Alavesa y txakoli alavés (Bilbao)

Dónde Azkuna Zentroa Cuándo Lunes 26 de octubre (18.00 horas)

El objetivo fundamental, explica Eduardo Aguinaco, diputado foral de Agricultura de Álava, es que la restauración y la hostelería vizcaína y vasca incluyan en su carta vinos de Rioja Alavesa. «Tenemos una de las mejores zonas vitivinícolas del mundo, exportamos miles de botellas a los mercados internacionales. Y curiosamente, tenemos un debe, una propuesta que hacer al mercado cercano, que apuesta por la gastronomía vasca y tiene un poder adquisitivo y que tiene miles de turistas y visitantes. Es un mercado nuestro, tenemos que conseguir que el vino de Rioja Alavesa sea el vino de Bilbao, Bizkaia y Euskadi».

La cata, a la que asistirá el diputado general de Álava, Ramiro González, será dirigida por Iñaki Suárez, sumiller y hostelero, con un ojo puesto en los vinos alaveses y otro, en sus colegas, gente de los bares y restaurantes, a quienes tratará de conducir a un escenario diferente en el panorama del vino. Llevará a los asistentes a un territorio poco conocido, con una enorme variedad de vinos de alta calidad. Una zona dónde conviven grandes marcas y pequeñas bodegas con gran tradición que elaboran productos sugerentes.

Tres bloques

«El vino –añade el diputado alavés– no es afortunadamente como la coca cola, todos son diferentes. Invitamos al consumidor vizcaíno a que los conozca y los identifique, porque en muchos de ellos, además de DO Rioja, pone ‘Vinos de Rioja Alavesa’». Y si el vino es diverso, variado, lo es también el consumidor, cuya curiosidad va en aumento. «Le gusta probar cosas nuevas, y tenemos que aprovechar la diversidad vinculada a la cultura de lo propio. Ahora que no se puede viajar, hay mucha gente que está descubriendo Rioja Alavesa y su oferta enoturística», añade Aguinaco.

Iñaki Suárez, premiado varias veces por su oficio, miembro de la Asociación de Sumilleres de Euskadi, maestro de nuevas generaciones, dividirá su intervención ante unos 50 miembros de la hostelería vizcaína en tres bloques. El primero de ellos homenajea los viñedos de txakoli y los dedicados a uva blanca de la Rioja Alavesa. Así se podrá probar un txakoli de Denominación de Origen Álava y un vino de la comarca vitivinícola por excelencia. «Quiero hablar de Álava como un espacio en blanco, un territorio también de blancos, y referirme al txakoli que se bebe en Vitoria».

Nos vamos de parcelitas

El segundo apartado, con tres tintos a examen, estará centrado en ‘Suelos y viñedos’ para propiciar una reflexión sobre la influencia de los suelos, bien calcáreos, bien arcillosos. La tercera y última sección vendría a titularse algo así como ‘Vámonos de parcelitas’, «para buscar ese rincón, ese lugar casi abandonado, y averiguar qué tienen en tres bodegas». En resumen, «un balance de tipos, estilos y lugares que contribuyan a entender los cambios que se están produciendo en Rioja Alavesa».

La charla, que se desarrollará de acuerdo a los más rigurosos protocolos sanitarios contra el coronavirus, con mesas bien distantes, aspira a ser «un lugar de encuentro», no una conferencia con un ponente que diserta y no deja margen para la intervención de los asistentes. «El lenguaje puede servir para aproximar o alejar, y yo prefiero que ayude a acercanos», dice Suárez.

Porque ese es el objetivo final de la cata prevista para el lunes y de una duración próxima a una hora, trasladar a la hostelería la riqueza de los vinos del territorio alavés, ofrecer luz sobre esa gran oferta y transmitir la tradición de esas bodegas pequeñas que trabajan con altos estándares de calidad.

«Es un acercamiento en clave de apoyo, para hablar a los hosteleros desde quienes sabemos qué está pasando, a través de un recorrido por Rioja Alavesa para valorizar el territorio aprovechando los recursos enogastronómicos de Euskadi», explica Suárez.

Una filosofía integradora

Dice el sumiller Iñaki Suárez que su filosofía para la cata del lunes, pretende ser una propuesta integradora: «No pretendo vender motos, partiendo de que nos dirigiremos a hosteleros del nivel medio-alto». Eso le anima a «no despreciar el mainstream, las marcas más conocidas o potentes, sino que pasa por observar también proyectos de menores dimensiones; se puede apostar por esas bodegas pequeñas con una filosofía interesante, arriesgarse dentro de la rentabilidad. Abrirse a esos proyectos de calidad y cercanos; no hablamos de renunciar a vinos de marcas habituales, sino de conocer otros y elegir», concluye el sumiller.